new commer Ofrenda por Internet | Registro de nuevos miembros
hide
ManminCentralChurch

2016 Petición de Oración | Dios mide nuestra fe | Conferencia sobre 1 Juan

on air
Sermon
Official Service
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Lecture
Conferencia sobre 1 Juan
la lectura de apocalipsis
Estudio basado en Génesis
Theme Sermons
Amor Espiritual
Bondad
Cielo
EL MENSAJE DE LA CRUZ
La Medida de La Fe
Las Bienaventuranzas
Columnas
Testimonio de Dr. Lee
Estudio de Biblia
Conferencia de Rev. Lazarus Una Carta Preciosa
 
Encontré la Vida Eterna , frente a la muerte Mensajes > Encontré la Vida Eterna , frente a la muerte
Encontré la Vida Eterna , frente a la muerte
Title
   Testimonio de Dr. Jaerock Lee(18) - Desarrollo de una iglesia    
Speaker
   Rev. Jaerock Lee
Pasaje
   
Date
   2008-05-06



Parte Cuarta: Esperanza a través de las pruebas

1. Yo era un Pecador
2. La Cruz de Jesús
3. El Dios vivo
4. Si puedes hacer algo
5. Desarrollo de una iglesia
6. Un utensilio


5. Desarrollo de una iglesia

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo\; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo” (Ap. 3:20).


Pertenezco a Dios

Dios, quien me llamó y me hizo experimentar milagros, vino a mi corazón y empezó a convertirme en un hombre que le pertenece.
En abril de 1974, llegué a saber que Dios existe. Comencé a ir a la iglesia\; y sentí la gracia y el amor de Dios. No sabía cómo orar puesto que nadie me había enseñado prácticamente cómo hacer la oración.
En noviembre de 1974, estaba lleno del Espíritu Santo durante mi oración en un culto solemne del triduo donde la gente daba testimonios y cantaba cánticos.
En aquel entonces, la Palabra de Dios era dulce como la miel y recibí el poder de orar y mis súplicas fueron oídas.
Después de ese culto solemne del triduo, me arrepentí de mis pecados y oraba fervorosamente para poder vivir en el camino de Dios.
Dios me consoló, me castigó y me hizo entender que estaba convirtiéndome en uno de los hijos de Dios.
El me convirtió en una persona que deja los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida\; que ama a Dios y sus vecinos\; y que sirve a Dios. Prosperé en todas las cosas y tenía salud, así también prosperó mi alma. Empecé a dar gloria a Dios, y llegué a dar testimonios y transmitir la Palabra de Dios a la gente.
El 10 de julio de 1974, desde que mi esposa se marchó, Dios nos hizo perseverantes a través de las pruebas y tribulaciones durante tres años para desechar nuestros pecados. Por fin, los dos nos hicimos hijos de Dios que estábamos siempre alegres y agradecidos por todo, y orábamos sin cesar.
Hasta el 9 de julio de 1977, habíamos pagado nuestras deudas y entregábamos ofrendas de agradecimiento a Dios. Recibimos a los siervos y ministros aunque no tuviéramos nosotros bastante comida al día siguiente. Siempre recibíamos más bendición de lo dábamos a los otros. Dios nos protegía del hambre y derramaba su bendición sobre nosotros.
Cuando abrimos nuestra tercera tienda el 9 de julio de 1977, Dios nos bendijo materialmente e incluso Él nos dio tanto que compartimos nuestras cosas con otros para poder dar gloria a Dios.


Convirtiéndome en un siervo

En mayo de 1978, Dios me llamó para ser su siervo y me mandó prepararme para eso durante tres años. Desde aquel momento, me armé de la Palabra de Dios, ayuné y oré.
Dios me armó por medio de mis oraciones, poder y dones para que yo pudiera dar nueva esperanza a las almas que se estaban muriendo. Cuando era estudiante en el Seminario, pasaba las vacaciones orando y ayunando. Cuando estaba en casa, Dios me mandaba gran cantidad de personas que tenían problemas para consultar.
El también me otorgó dones espirituales y la capacidad para entrenar y fortalecer mi espíritu.
Desde mayo de 1981, oraba principalmente por el desarrollo de una iglesia. También aprendí sobre diferentes actividades incluyendo algunas en el Departamento de la Escuela Primaria, en el Departamento de la Escuela Secundaria y en la
Preparatoria, en el Departamento de Juventud, en el Departamento de los universitarios y en el Departamento de los adultos. También aprendí la dirección de una iglesia y del coro, y aprendí a dirigir a los trabajadores de una iglesia, etc.
Desde noviembre de 1981, comencé a servir y a predicar en una iglesia donde podía aprender más sobre la dirección de una iglesia.
Desde febrero de 1982, el tercer año del período que Dios me había mandado preparar, organicé un culto solemne del triduo en la iglesia Il-Man en la ciudad Masan. A través de ese trabajo, mi sueño de fundar una iglesia creció, y oraba más fervorosamente por eso.
Entre las personas que me ayudaron a fundar la iglesia, una mujer en nuestra iglesia. Luego ella llegó a ser una diaconisa de mi iglesia como fruto de una oración con ayuno que hice por cuarenta días.
Después de pasar dos semanas desde que ella se había registrado en la iglesia donde mi esposa y yo íbamos, vino a verme.
“Ministro, anoche me desperté a media noche porque oí alguien que me llamaba por mi nombre por tres veces. Dios apareció en medio de una brillante luz y dijo: ‘Yo te escogí para dar testimonio de Mí, por el mundo entero’. Realmente no sé qué significa esto”.
Ella no sabía nada de Génesis o S. Mateo, sólo conoció el nombre de Jesús y había tenido una experiencia de ser curada de una enfermedad del estómago a través de la oración.
Ella vino a verme de nuevo.
“Ministro, he experimentado algo raro de nuevo. En una visión, vi que usted levantaba su mano derecha y me decía que viniera. Usted también me dijo que le tomara de su mano y fuera a un lugar. Yo le seguí a donde usted me condujo y había allí un salón de color blanco que tenía el techo rojo y estaba lleno de sacos de oro. Le pregunté qué había dentro del saco de oro y usted me dijo que estaba lleno de sal. Luego usted me dio dos de ellos y dijo que tendría que guardarlos para que yo pudiera utilizarlos en el futuro para un propósito grande. Luego usted me condujo hasta el lugar desde donde me había llamado y me hizo mirar hacia cuatro direcciones. Usted entonces me dijo: “Hasta que el Señor Jesús vuelva, tenemos el deber de transportar el evangelio de Dios a través de los campos, montañas y ríos”.
Al creer en la dirección de Dios, oraba por ella cuando tenía ocasión y le enseñaba la Palabra de Dios.
Mi esposa también creció como una hija de Dios por dirigir un grupo de oración de las casas y aumentar el número de los miembros del grupo de cuatro a veinticinco. Ella oraba también llena de amor. Todos ellos compartían el pan de amor con los otros cuando se reunían y expandieron la Palabra de Dios cuando se dispersaron.
Como resultado reuniones de oración, Dios me ayudó a preparar la fundación de una iglesia. El me envió a los trabajadores para la nueva iglesia. Dios envió la gente a su modo. En vez de mandar a los miembros de mi propia familia que eran diáconos o diaconisas en aquel momento, Dios me mandó a otras personas más valiosas a quienes yo no conocía.
Dios también me envió el sustento necesario. Mi tienda que había tenido tanto éxito empezó a sufrir crisis y llegamos hasta el punto de no poder pagar el alquiler. Pero Dios nos envió su ayuda para fundar una iglesia por medio de una diaconisa mayor Ae-ja Ahn.
Dios me dijo que empezara la iglesia cuando el sol estuviese brillando y Dios también me predijo las pruebas con las cuales yo tendría que enfrentarme antes del inicio de la iglesia.
Dios me escogió como un siervo antes de los siglos para proclamar la Palabra de Dios. El respondió a los siete años de oración para poder entender la Biblia a través de los sesenta y seis libros.
Dios también mostró gran número de milagros a muchas personas para animar su fe en El.
Antes del desarrollo dela iglesia, Satanás no me dejaba en paz. El me atacó como un tigre rugiente.


Prueba antes del desarrollo de la iglesia

Era junio y estaba en mi cuarto año del Seminario. Un pastor que estaba encargado de los estudiantes preguntó a uno cómo se encontraban. Este le contestó que había problemas entre los estudiantes del cuarto año al cual yo pertenecía.
Yo fui acusado de algo que no dije, por ejemplo,
“Una mujer impone sus manos en un siervo de Dios”.
“¿Es lógico que un siervo de Dios pueda orar por la imposición de las manos de una mujer?”
“Yo soy Cristo”.
Esas frases nunca las pronuncié y nunca dije que yo era Cristo\; pero los chismes se extendieron hasta muy lejos. Fui acusado de ser un pagano y en el Seminario discutieron mi expulsión.
Oí estas cosas a través de un pastor que me creía. Oí también que la gente de la iglesia a la que asistía comentaba que yo tendría que abandonar la iglesia.
Al creer que esto era una de las antes del desarrollo dela iglesia, continué dando gracias al Señor. Sin embargo, estaba preocupado por el hecho de que en el Seminario se discutía mi expulsión.
El día siguiente, era el último del examen final y el día de la ceremonia antes de las vacaciones de verano.
En vez de ir al Seminario, fui a la iglesia con los testigos para explicar la situación, pero la gente no quería escuchar mi explicación. Fui acusado de estar poseído por el espíritu malo. Fui acusado de ser un hijo de Satanás y un pagano.
Sin embargo, Dios me dijo a través de la profecía:
“No tengas miedo. Continúa dando gracias y orando. Satanás será vencido. Entonces no odies a nadie sino continúa amándolos”.
Por eso continué orando. Por din recibí la recompensa de Dios por haber vencido la prueba. La puerta para la fundación de una iglesia se abrió para mí y a los que amaron a Dios todas las cosas les salió bien.
A través de la profecía, Dios me dijo que ayunara por tres días y luego encontrara un edificio para una iglesia.
Encontré un edificio adecuado. Pero el dueño del edificio no apareció, aunque lo esperamos una hora para firmar el contrato. Por eso oré.
“Dios, hace una hora que estoy esperando, si él no se presenta en cinco minutos, pensaré que esto no es tu voluntad y escogeré otro edificio para la iglesia”.
Un minuto después de mi oración, el dueño se presento y firmamos un contrato. El dueño del edificio dijo: “Realmente vine a decir que no podría firmar el contrato con usted, pero en cuanto vi su rostro, inmediatamente cambié de idea”.
Aunque Satanás me puso trabas hasta el fin, nosotros lo vencimos y experimenté una vez más que la voluntad de Dios se realiza siempre.
Como la palabra de Dios que me había dicho: “Vas a desarrollar una iglesia cuando el sol esté brillando”, pudimos celebrar un culto de agradecimiento el 25 de julio de 1982 para el desarrollo de la iglesia. Los nueve adultos, seis niños y cinco miembros de otras iglesias participaron en ese culto en Sin-De-Bang-Dong en el Distrito Dong-Jak.


Agradecimiento durante el culto de fundación de una iglesia

Puesto que la iglesia fue fundada por medio de las pruebas, durante el culto inaugural de la iglesia hubo una serie de manifestaciones de aleluya y lágrimas de agradecimiento.
En cuanto la iglesia fue constituida, los cinco miembros de la nueva iglesia se reunieron allí todos los días y oraban en armonía durante cinco o seis horas al día.
“Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces” (Je. 33:3).
Como Dios dijo, nosotros llamamos a Dios y Él nos proporcionó púlpito, piano, teléfono y otras cosas necesarias.
Después de haber inaugurado la iglesia, nosotros celebramos sin falta las reuniones de oración nocturna cada viernes y seguimos orando y alabando a Dios. Por eso Dios nos mostró muchos milagros y resolvió muchos problemas espirituales y físicos. Dios otorgó a los feligreses la experiencia de encontrarse con Él y nos proporcionó un rebaño de ovejas y trabajadores.
Dios se alegraba con nosotros, puesto que cumplíamos su día sagrado, vivíamos según su voluntad y dábamos gloria a Él. Nuestra iglesia crecía y el número de los feligreses se incrementaba cada semana.
En el presente, a finales de septiembre de 1990, 9.000 miembros están registrados en la iglesia.
Todo este desarrollo se realizó por la bendición y poder de Dios que había creado todo de la nada. ¡Aleluya!

 
ManminCentralChurch
address_ManminCentralChurch