new commer Ofrenda por Internet | Registro de nuevos miembros
hide
ManminCentralChurch

2016 Petición de Oración | Dios mide nuestra fe | Conferencia sobre 1 Juan

 
banner
on air
Sermon
Official Service
 
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Lecture
Conferencia sobre 1 Juan
la lectura de apocalipsis
Estudio basado en Génesis
Theme Sermons
Amor Espiritual
Bondad
Cielo
EL MENSAJE DE LA CRUZ
La Medida de La Fe
Las Bienaventuranzas
Columnas
Testimonio de Dr. Lee
Estudio de Biblia
Conferencia de Rev. Lazarus Una Carta Preciosa
 
Official Service Mensajes > Official Service
Official Service
Title
   Conferencia sobre 1 Juan(30) - Conferencia sobre 1 Juan (30)    
Speaker
   Rev. Jaerock Lee
Pasaje
   1 Juan 3: 13- 14
Date
   2012-02-26



Pasaje

[1 Juan 3: 13- 14]
"Hermanos míos, no os extrañéis si el mundo os aborrece. Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte"


Continuando con la última sesión, demos un vistazo en 1 Juan 3:13.
Este dice, "no os extrañéis si el mundo os aborrece".
Como está escrito, incluso si los creyentes están sufriendo sin razón aparente en sus hogares o en sus lugares de trabajo, ellos no tienen que sentir que están pasando por dificultades excesivas ni tienen que estar estresados preguntándose por qué les está pasando esto a ellos.
Cuando enfrenten persecuciones por el nombre del Señor, ellos pueden recibir el consuelo y las recompensas dadas por Dios y pueden darle gloria a Él si se regocijan y le agradecen.
Si continúan actuando en la verdad así como lo hizo Daniel, Dios obrará a su favor.
Ellos pueden conservar su fe bajo cualquier prueba si confían en el inmenso poder y amor de Dios.
En muchos casos ellos no pueden reconocer la voluntad de Dios durante las pruebas, pero si reconocen la voluntad de Dios después que la prueba ha pasado, le darán gracias con lágrimas en sus ojos por Su amor.
Ahora, imagínense que ustedes estuvieran en el lugar de Daniel.
Si pudieran simplemente pasar la prueba justamente agradando a Dios, sería maravilloso. Pero, ¿qué si tuvieran resentimiento o hubieran hablado palabras de resentimiento y no hubieran dado gracias?
Entonces, después que Dios los salvara del pozo de los leones y lo exaltara más y colocara en una posición más honorable, se sentirían avergonzados delante de Dios recordando lo que habían dicho.
Ciertamente se habrían arrepentido mucho diciendo, "¿Cómo pude decir tal cosa delante del Dios de amor que preparó cosas tan buenas para mí? ¿Por qué no pude confiar en Él completamente?".
Cuando Esteban estaba siendo martirizado, el Señor en el Cielo no pudo permanecer sentado en Su trono y se levantó mientras observaba la escena.
Dios Padre sabía que Esteban sería martirizado en la fe, pero Él estaba muy intranquilo mientras Su amado hijo estaba siendo martirizado.
Dios nos ama más de lo que nos amamos nosotros mismo. Pero Él en ocasiones permite pruebas para nosotros y sufrimientos excesivos para darnos mayores bendiciones.
Si ustedes recuerdan este corazón del Padre y del Señor, estarán alertas incluso en las pruebas ardientes.
Decidirán pasar bien esas pruebas para poder agradar el corazón de Dios Padre quien los está observando con expectativas.
Cuando yo era un nuevo creyente, una vez hablé palabras que quebrantaron el corazón de Dios.
Fui sanado de tantas enfermedades, y por la gracia de la salvación, mi familia fue llenada con agradecimiento.
Tuve que trabajar en lugares de construcción moviéndome de una casa rentada a otra, pero cada momento me sentía tan feliz como si estaba en el Cielo.
Una ocasión, la casa en la cual vivíamos iba a ser derribada, y nosotros teníamos que desalojar sin recibir el depósito.
Prestamos 50,000 won lo cual es cerca de 50 dólares para rentar una casa de una sola habitación que no recibía la luz del sol, pero esa casa también tenía que ser derribada.
Teníamos que desocuparla en menos de un mes.
Sin embargo en esta ocasión recibimos los 50,000 won de depósito, pero no fue fácil encontrar otra casa con esa pequeña cantidad de dinero.
Un día, fuimos a un lugar muy distante en busca de una casa, y no habíamos almorzado ni cenado cuando regresamos a casa.
Yo estaba tan cansado y sin realmente darme cuanta, me quejé.
"Dios, ¿por qué no oyes mi oración? ¿Por qué no preparaste ni una sola casa?"
Pero justo después de eso, fuimos a la oficina cercana de un agente inmobiliario esperando encontrar una oportunidad, y él justamente tenía una casa en la zona, y pudimos trasladarnos inmediatamente.
Es más, el dormitorio era mucho mejor que el de la casa actual, y también tenía una habitación en la cual incluso podíamos tener una tienda. ¡Y por todo esto solamente tenía que pagar 50,000 won!
Lloré mucho ese día.
Me arrepentí totalmente diciendo, "Yo tengo que estar tan agradecido solamente por mi sanidad, y no es Dios quien me hizo pobre, y ¿cómo pude quejarme contra Dios?", y ayuné por tres días.
Desde entonces, nunca he dicho nada que pudiera desagradar a Dios.
Preferiría morir que romper el corazón de Dios Padre una vez más, quien me ha dado solamente cosas buenas.
Los pensamientos de Dios son diferentes a los pensamientos de los hombres, y la sabiduría de Dios es diferente de la sabiduría de los hombres.
Si nosotros pedimos en oración y con fe, Dios está preparando algo grande aunque esto no pueda ser visto con nuestros ojos. Él nos da más grandes y mayores bendiciones en un mejor momento del tiempo, lo cual podrá ser diferente a lo que nosotros esperábamos.
Yo espero que ustedes recuerden el amor de Dios en cualquier circunstancia.
Les insto a que nunca se olviden que Él ya les ha dado la bendición de la salvación y el reino celestial que no puede ser intercambiado con nada de este mundo.
Les insto a que agraden a Dios todo el tiempo haciendo confesiones de fe y de agradecimiento, creyendo en el amor de Dios quien siempre nos está dando las mejores cosas.
Amados hermanos y hermanas en Cristo, junto a esto, hay algo que deben recordar.
Si son perseguidos debido a que están de hecho buscando su propio bien mientras dan excusas por las actividades de la iglesia o porque no son los suficientemente sabios, esto no es una persecución recibida por el nombre del Señor y por lo tanto no puede tener recompensa.
Supongan que un estudiante no estudia lo suficiente solamente viene a la iglesia a pasar el tiempo con sus amigos. O, un ama de casa que simplemente asiste a las reuniones de la iglesia sin hacer el trabajo de su casa.
Si los miembros de su familia dicen algo sobre esto y les dicen luego que no vayan a la iglesia por esta razón, entonces, esto no es una persecución recibida por el nombre del Señor.
Es más bien que la iglesia es degradada debido a que ellos no fueron sabios, sus recompensas podrían también ser reducidas.
1 Pedro 2:19-20 dice, "Porque esto merece aprobación, si alguno a causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente. Pues ¿qué gloria es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáis? Mas si haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios".
Los creyentes tienen que ser valientes y no comprometerse con la injusticia, y tienen que ser fieles y honestos.
Ellos tienen que servir a otros con amor y con sacrificio propio. Tienen que ser más diligentes y humildes que otros.
Solamente entonces pueden ellos echar fuera las obras de Satanás y recibir la ayuda de Dios.
Además, aun cuando ellos no cometen pecados, en ocasiones hieren los sentimientos de otros con algunas palabras que no son sabias mientras predican a otros.
En ocasiones, obligan a un nuevo creyente a seguir la palabra de Dios que él realmente no puede obedecer con su medida de fe, o hablan sobre cosas profundamente espirituales que un nuevo creyente no puede comprender.
En este caso, el nuevo creyente no será bendecido sino que tendrá malos entendidos y cerrará su corazón.
En un caso serio, él podrá incluso sentir que ha sido herido y reaccionará con acciones de maldad.
Yo espero que ustedes disciernan si realmente están siendo perseguidos por el nombre del Señor o si han ocasionados las persecuciones debido a sus defectos, y que actúen sabiamente y de una forma edificante.
Cuando ustedes son perseguidos por el nombre del Señor, o están en medio de cualquier otra prueba, no se sientan desanimados ni se entristezcan sino más bien regocíjense y den gracias con todo su corazón.
Al hacer esto, yo oro en el nombre del Señor para que ustedes reciban abundantemente todas las bendiciones que Dios ha preparado.
Amados hermanos y hermanas en Cristo, el apóstol Juan repetidamente dice a los creyentes en el libro 1 Juan que se amen unos a otros.
En el siguiente versículo 1 Juan 3:14, él dice, "Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte".
Nosotros hemos pasado de muerte a vida debido a la fe en Jesucristo.
Originalmente, todos los hombres estaban destinados a recibir el castigo de muerte, es decir el fuego eterno del Infierno, pero Jesús tomó el castigo en lugar de nosotros.
Si nosotros creemos en este hecho y aceptamos a Jesucristo como nuestro Salvador, entonces somos salvos.
Es decir, hemos pasado de muerte a vida por medio de la fe en el Señor.
En Juan 5:24 Jesús dijo, "De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida".
Y en 1 Juan 3:14, dice, "Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos". Es decir, cuando nosotros amamos a nuestros hermanos, esta es la evidencia que hemos pasado de muerte a vida.
Este también dice, "El que no ama a su hermano, permanece en muerte". Esto nos está advirtiendo que esas personas no pueden incluso recibir salvación.
¿Por qué es que no podemos recibir salvación si no amamos a nuestros hermanos?
Ustedes pueden comprender esto si recuerdan cuando recibieron al Espíritu Santo.
Cuando tienen el primer amor con el Señor, están llenos con amor en su corazón.
Respetan a sus padres, aman a sus hermanos, e incluso a aquellos a quienes solían odiar los ven agradables. Pueden sonreír a otros.
Ustedes tienen gozo en el corazón, así que sus rostros resplandecen, y la rígida tolerancia se vuelve apacible como la de los ángeles.
Por supuesto, esto no significa que tienen un amor perfecto desde el momento que aceptaron al Señor.
Al grado en que estén llenos con el Espíritu y con gracia, reciben la fortaleza para amar a otros.
Pero mientras continúen en el primer o segundo nivel de fe, podrán odiar a otros cuando la llenura del Espíritu o su gracia se enfríe.
A ustedes les desagradan y desean permanecer alejados de aquellos que hacen cosas que ustedes no pueden comprender y de los que les hacen pasar dificultades.
Si no les agrada algo, se sienten frustrados.
Cuando otros hermanos son mejores que ustedes, se sienten incómodos o desalentados.
Esto se debe a que aún no han cultivado el amor perfecto.
Sin embargo, aquellos que reciben las obras del Espíritu Santo cambiarán poco a poco con el esfuerzo por cultivar el amor perfecto en ellos.
Ellos tratan y oran para amar a los hermanos pensando, "Dios entregó a Su único Hijo para salvar a una persona como yo, y Jesús entregó Su vida para salvar a pecadores como yo, y ¿cómo puedo yo tener una mentalidad malvada en contra de otros?".
Mientras ellos continúan tratando de cambiar, pueden cultivar el amor perfecto.
Ellos no se enojan simplemente porque otra persona no está actuando de una forma que les beneficiará a ellos o porque hace algo que a ellos no les agrada.
Incluso si otra persona tiene algunos defectos, ellos le animan y lo soportan hasta que prospera.
Ellos esperan sinceramente y creen que las otras personas cambiarán y prosperarán.
Incluso si esto significa que tienen que sacrificarse hasta entonces, ellos pueden continuar siendo pacientes.
Ellos no presumen de lo que tienen y no están celosos de las cosas que otros tienen.
No son arrogantes ni maleducados, y no piensan en lo que es injusto ni malo.
Incluso si otras personas actúan con maldad hacia ellos, los comprenden pensando en el por qué tenían que actuar de esa forma de acuerdo a su punto de vista.
Es más, ellos pueden tener verdadera compasión por la persona que actúa con maldad.
En última instancia, pueden cultivar el amor con el cual pueden dar sus vidas por sus enemigos así como Jesús dio Su vida por nosotros.
Una vez que cultivamos esa clase de amor, podemos decir que el Señor quien es la verdad misma está morando en nosotros completamente.
El dicho, "el Señor en mí, y yo en el Señor" se cumple.
Una cosa más que tenemos que recordar es que si realmente amamos a nuestros hermanos y a las almas, tenemos que tratar de salvar a más almas.
Tenemos que orar por aquellas almas que no son salvas y tenemos que predicar el evangelio.
Además, para aquellos hermanos que tienen una fe débil, nosotros los visitaremos y oraremos por ellos para que no tropiecen y para que su fe crezca rápidamente.
Aquellos que no creen en Dios en ocasiones se quejan del cristianismo.
Ellos dicen, ¿Por qué tienen ustedes que obligar a otros a creer en su religión? Debido a que ustedes dicen que tenemos que creer solamente en Jesucristo, aquellos que tienen otras religiones se sienten ofendidos".
Si hay alguna otra forma de salvación que Jesucristo, podemos con seguridad decirles que conserven su buena fe en esa religión.
Nosotros no tendríamos que gastar nuestro dinero ni nuestro tiempo para predicar el evangelio. En ocasiones, no tenemos que conservar nuestra fe a pesar de las persecuciones, así que será más cómodo y fácil para los creyentes también.
Pero si tenemos fe y conocemos la verdad, no podemos evitar difundir la verdad.
Nosotros sabemos que ciertamente hay un Cielo y un Infierno, y que solamente hay un camino de salvación, el camino de la cruz de Jesucristo.
Si alguno de nuestros hermanos no escucha el evangelio y no cree, él no puede ir al Cielo, sino más bien caerá en el lago de fuego, y ¿cómo podemos no predicar?

Si ustedes realmente aman a alguien, querrán darle buena comida y compartir buenas cosas con él.
De hecho, incluso si ustedes no aman mucho a esa persona, si saben que hay un incendio en la casa donde él está durmiendo, naturalmente tratarán de despertarlo.
Incluso si él no está emparentado con ustedes, podrán incluso entrar a la casa para salvarlo en esa clase de emergencia.
Y, si saben que uno de sus seres amados va a recibir el castigo del fuego eterno del Infierno, ¿cómo pueden simplemente permanecer callados?
Además, si nosotros vemos a esos creyentes con fe débil, les ayudaremos a alcanzar mejores lugares de morada en el Cielo y a evitar que el enemigo el diablo y Satanás los tiente.
Si los vemos sufrir por cualquier problema espiritual o material, intercederemos por ellos con más intensidad que cuando oramos por nuestros propios problemas.
Por otro lado, algunas personas diligentemente llevan una vida de fe teniendo posiciones en la iglesia y anhelando el reino celestial, pero no están interesados en salvar más almas como deberían.
Ellos no evangelizan ni una sola persona al año, y no anhelan tener tareas de cuidar almas. Sienten que es fastidioso si se les pide que se conviertan en líderes de células y en consejeros de los miembros.
El apóstol Pablo dijo en 1 Corintios 9:16, "Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio!".
Oro en el nombre del Señor para que ustedes sean llenados con amor espiritual, y para que lleguen al reino de Dios con muchas más almas amadas.

 
ManminCentralChurch
address_ManminCentralChurch