new commer Ofrenda por Internet | Registro de nuevos miembros
hide
ManminCentralChurch

2016 Petición de Oración | Dios mide nuestra fe | Conferencia sobre 1 Juan

on air
Sermon
Official Service
 
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Lecture
Conferencia sobre 1 Juan
la lectura de apocalipsis
Estudio basado en Génesis
Theme Sermons
Amor Espiritual
Bondad
Cielo
EL MENSAJE DE LA CRUZ
La Medida de La Fe
Las Bienaventuranzas
Columnas
Testimonio de Dr. Lee
Estudio de Biblia
Conferencia de Rev. Lazarus Una Carta Preciosa
 
Official Service Mensajes > Official Service
Official Service
Title
   Cielo(12) - La Orilla del Río de Vida    
Speaker
   Rev. Jaerock Lee
Pasaje
   Apocalipsis 22:1-2
Date
   2007-02-25



Pasaje

Apocalipsis 22:1-2

“Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero. 2En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones.”

Introducción

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, miembros de las más de 5,300 iglesias de la Familia Manmin.

Esta es la décima segunda sesión de la serie de sermones ‘Cielo’.

En la última sesión, les hablé sobre las calles o caminos en el cielo, y sobre el río del agua de vida, que es el río del reino celestial.

Hoy, les hablaré sobre los paisajes que hay alrededor del río del agua de vida, y de la vida feliz que disfrutaremos en sus riveras.

Incluso en esta tierra, podemos ver que ha habido ciudades metropolitanas donde hay grandes ríos.

Tenemos el Río Han en Seúl, Corea. En China el Río Amarillo, el Río Potomac en Washington D.C., y el Río Seine en Paris.

Debido a que el agua es necesaria para la supervivencia humana, algunas personas llaman a los ríos que atraviesan las ciudades ‘líneas de la vida’ (u otras expresiones parecidas). Muchas veces hacen parques en las riveras y la gente pasa su tiempo libre allí.

Dios Padre también hizo bellos paisajes, con muchos árboles, en las riveras del río del agua de vida. También hizo un lugar donde sus hijos puedan descansar plácidamente.

Oro en el nombre del Señor que cuando les explique sobre esto, se llenen aún más de esperanza en el cielo.

Cuerpo

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, en la primera parte del pasaje de hoy, Apocalipsis 22:2, nos dice que el río del agua de vida corre por en medio de la calle. De esto podemos entender que hay caminos a ambos lados del río del agua de vida.

Ustedes ya saben que todo lo que Dios Padre ha hecho significa algo.

Hay también dos razones por las que hay caminos a ambos lados del río.

La primera razón es para permitir a todos encontrar fácilmente -desde cualquier lugar del reino de los cielos- el lugar donde está localizado el trono de Dios.

Debido a que el río del agua de vida sale del trono de Dios y atraviesa todos los lugares del reino celestial, si ustedes sólo siguen los caminos de ambos lados del río, pueden alcanzar el lugar donde está el trono de Dios.

Si ustedes están en el Paraíso, o en el primer reino, segundo reino, o tercer reino de los cielos, si sólo siguen los caminos a los lados del río del agua de vida, alcanzarán la Nueva Jerusalén.

La segunda razón por la que hay caminos a los lados del río del agua de vida es para decirnos que, así como podemos alcanzar el trono de Dios siguiendo el río de vida, podemos alcanzar el reino celestial siguiendo la palabra de Dios, el agua de vida, en nuestra vida, y podemos también alcanzar el más bello lugar, la Nueva Jerusalén.

En Juan 14:6 Jesús dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mi.”

Como él dijo, hemos llegado a ser hijos de Dios al creer en Jesucristo, y al mismo tiempo, hemos ganado la ciudadanía del reino celestial.

Pero pensemos en una cosa. Cuando quieren ir a otro país, si sólo consiguen la visa y compran el boleto de avión, ¿Eso es todo? No, en realidad tienen que conseguir abordar el avión e ir a su destino.

Igualmente, aunque hayamos sido perdonados de nuestros pecados y hayamos ganado el derecho de ser hijos de Dios al creer en Jesucristo, eso no es todo.

Tenemos que realmente seguir la palabra del Señor Jesús hasta el fin de nuestra vida en esta tierra, porque él es el camino, la verdad y la vida hacia el reino celestial.

Nuestro eterno lugar de morada celestial se decidirá según cuan perfectamente hayamos vivido de acuerdo a la palabra de Dios, la verdad en esta tierra.

En la palabra de Dios que es la verdad, hay postes indicadores muy claros y fáciles de reconocer, que nos guían al camino directo hacia la Nueva Jerusalén, así como los postes indicadores de tráfico de este mundo.

Ellos son las palabras que nos dicen que hagamos, o no hagamos, que guardemos, o desechemos ciertas cosas. Los que creen completamente a esas palabras y las obedecen serán elegibles para llegar a la Nueva Jerusalén, el mejor lugar de morada del cielo, en un corto período de tiempo.

Pero algunas personas simplemente ignoran estos postes indicadores que nos dicen que no hagamos o desechemos algunas cosas y se accidentan o se pierden.

También, si solo siguieran las palabras que les dice, ‘hagan’ o ‘cumplan’, ellos sólo podrían tomar la carretera que va directamente al reino divino, pero ellos no los siguen sino que van por otros caminos, perdiendo así mucho tiempo.

Pero los que sólo siguen la palabra de Dios, la verdad, pueden alcanzar muy rápidamente la Nueva Jerusalén, que es el mejor lugar de morada celestial.

Espero que crean en este hecho firmemente, para que rechacen todas las tentaciones que los lleven por otros caminos, y sólo marchen adelante caminando según la palabra de Dios.

Dios puso caminos a ambos lados del río del agua de vida dándole este significado para nosotros. Él lo diseñó de manera que podamos alcanzar la Nueva Jerusalén -que es donde está el trono de Dios- sólo si seguimos el río del agua de vida.

Hermanos y hermanas, el río del agua de vida y los caminos a sus lados no tiene contacto directo el uno con el otro sino que hay una playa de arena entre ellos.

La arena aquí no es hecha de rocas como en esta tierra, sino son hechas de oro y plata.

Como les dije antes, en el cielo no hay polvo, y bolas muy diminutas de oro y plata constituyen la tierra del reino celestial. Y a los lados del río del agua de vida las playas son de arena de oro y plata.

Incluso en esta tierra, la arena muy fina se siente muy suave, y cuando se sientan en ella, se sienten muy cómodos. Y la arena de oro y plata a las orillas del río de vida los hará sentir mucha suavidad y más comodidad que la arena fina de esta tierra.

También, el tamaño de la arena varía, desde muy diminutas que apenas pueden verse a bastante gruesas.

No importa cuanto rueden y jueguen y corran en ella, no habrá polvo que se pegue a sus ropas. Claro, la arena nunca entrará en sus ojos ni los dañará.

En la última parte del pasaje de hoy, Apocalipsis 22:2 dice: “y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones.”

Como dice, hay árboles de vida a ambos lados del río. Los frutos de esos árboles son tan grandes y hay doce tipos de frutos.

No es que un árbol produzca todos los doce tipos de frutos a la vez, sino que hay doce clases diferentes de árboles de vida.

Dice, los árboles de vida produce doce clases de fruto, dando su fruto todos los meses. ¿Y qué significa esto? En esta tierra, diferentes frutas nacen en estaciones diferentes, ¿Y esto significa que incluso en el cielo doce tipos diferentes de árboles de vida producirán fruto cada mes respectivamente?

No, no significa eso. Solo significa que los frutos nunca desaparecerán, colgarán de los árboles siempre. Es sólo una expresión para permitirnos entender este punto fácilmente.

Decimos que tenemos deliciosas frutas cada estación, por ejemplo, fresas en la primavera, sandías y melones almizcleros en verano, y manzanas y peras en otoño. Al decir esto, queremos decir que hay siempre algunas frutas buenas en cada estación, aunque los tipos de frutas son diferentes.

Las plantas en la tierra producen frutos en sus estaciones, pero pronto se marchitan. Pero no es así con las plantas en el cielo.

Sus hojas siempre están verdes, y pueden florecer todo el tiempo, y producir fruto siempre. Por lo tanto, en los árboles de vida de las orillas del río del agua de vida están siempre naciendo sus frutos.

Si alguien toma el fruto de uno de aquellos árboles, el fruto es regenerado inmediatamente sobre aquel punto. No tendremos que esperar la siguiente estación o que llegue el próximo año.

La Biblia dice ‘dando cada mes su fruto’ queriendo decir que hay siempre doce clases diferentes de frutos en los árboles de vida.

En el cielo hay árboles que producen fruto en cada lugar de morada, y debido a que esos frutos nacen del árbol de vida, los llamamos fruto de vida.

Los doce diferentes tipos de frutos de vida todos tienen luz, tamaño, forma y sabor diferente. Yo les ha hablado de uno de ellos a ustedes en la serie de sermones sobre Génesis. Ese fue el fruto del árbol de vida que fue puesto al centro del Huerto del Edén, donde el primer hombre Adán y Eva vivieron.

Génesis 2:9 dice: “Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.”

El árbol de vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal tenían el mayor número de hojas y frutos. El tamaño de esos frutos es casi tan grande como el melón de esta tierra.

El tamaño del fruto de vida y del fruto del conocimiento del bien y del mal es casi el mismo, pero la forma y color son particularmente diferentes el uno del otro.

El fruto de vida tenía la forma como de la manzana, y es un poco rojizo. No es completamente rojo sino rojizo, emanando una hermosa luz. Pero el fruto del árbol del conocimiento es similar a los melocotones en su forma y es de color rosado.

Este árbol de vida en el Segundo cielo y el árbol de vida en el reino celestial son el mismo tipo de árbol de vida, pero el fruto que nace es un poco diferente en color.

Incluso en esta tierra, el color de una misma manzana bajo la luz y la misma manzana sin luz se ve diferente. De la misma forma, aunque son el mismo fruto, debido a la diferencia en el espacio entre el tercer cielo y el segundo cielo, los colores parecen diferentes.

Hermanos y hermanas en Cristo, todo lo que Dios ha provisto en el cielo tiene significado.

El río del agua de vida simboliza la palabra de Dios que nos da vida. Igualmente, los árboles de vida a los lados del río del agua de vida tienen significado también.

¿Qué significado tienen los árboles de vida que están a las orillas del río de vida? Primero que nada, podemos ver que la Biblia compara a los hijos de Dios que viven según su palabra como ‘árboles plantados junto a las aguas’

Salmo 1:2-3 dice: “Sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. [3] Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará.”

Y también Jeremías 17:7-8 dice: “Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. [8] Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.”

Igualmente, los árboles de vida a los lados del río del agua de vida simbolizan a los hijos de Dios que han alcanzado el reino de los cielos tomando el agua de vida, es decir la palabra de Dios.

Entonces, ¿Por qué dice que hay doce tipos de frutos que nacen de estos árboles? Esto tiene dos significados, y el primero significado del número doce es ‘todas las naciones’.

Podemos ver en la Biblia que a través de los doce hijos de Israel, se formaron las doce tribus de Israel, y por medio de esto, el reino de Dios se formó en todas las naciones.

También, a través de los doce discípulos del Señor, el evangelio fue predicado a todas las naciones, y gente de todas las naciones pueden ser salvas y entrar al reino celestial.

Dios puso las doce clases diferentes de árboles de vida en las orillas del río del agua de vida para mostrar el significado que cualquiera de cualquier nación puede llegar a ser ciudadano celestial, si sólo cree en Jesucristo y toma la palabra de Dios como alimento espiritual.

El Segundo significado del número doce es que es el número de la luz. Ello nos dice que para aquellas personas que viven según la palabra, la cual es la luz, Dios les da vida eterna. Los árboles plantados junto a las aguas pondrán sus raíces hacia el río para tomar el agua desde allí y cuidar sus vidas. De la misma manera, aquellos hijos de luz que viven según la palabra de Dios recibirán vida eterna de Dios.

Por lo tanto, las doce diferentes clases de frutos de variadas formas y colores en los árboles de vida simbolizan los frutos de vida, los frutos del Espíritu Santo, y el fruto de justicia, los cuales nacen cuando el creyente vive en la luz, la palabra de Dios.

Ahora, ¿Cual es el significado espiritual de esto que dice: “y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones.”?

Para que un árbol produzca fruto, tiene que crecer primero. Sus ramas deben crecer, producir hojas, y también tienen que florear.

Hasta que el árbol crezca, tiene que absorber nutrientes y agua de sus raíces, pero para que el árbol produzca fruto, debe tener hojas.

Es como resultado de la fotosíntesis colectiva que el árbol lleva fruto. Si entienden este principio de la naturaleza, podrán entender más fácilmente que significa lo que dice “y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones.” ‘Sanidad’ significa recuperarse de una enfermedad muy seria.

Originalmente, todas las personas de todas las naciones tenían momentáneamente vida física, pero de hecho estaban igual que muertos, porque tenían que morir por sus pecados.

Pero si creen en Jesucristo, la maldición que dice que la paga del pecado es muerte es rota, y ellos pueden recibir la vida eterna y ser sanados. El árbol absorbe el agua de la raíz y recibe la luz del sol en la cima para hacer los nutrientes en las hojas. De esta forma, el árbol se mantiene con vida y produce fruto.

Igualmente, los creyentes de todas las naciones ganarán vida eterna, y su fe crecerá, y producirán frutos espirituales a través de la palabra de Dios que es como el agua espiritual y la luz del sol. Al decir: “y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones”, significa esto.

Estas hojas del árbol de vida son de color verde oscuro. Son brillosas, y más grandes y más anchas que las hojas de esta tierra.

Ellas ni siquiera se marchitan con el paso del tiempo. Emanan luces verdes para siempre, y se reflejan en las ramas del árbol de vida en un patrón regular. Los árboles de vida tienen estas hojas y también los frutos de vida. Cuando ustedes vean esos árboles a los lados del río del agua de vida. ¡Cuán bello será!

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, Dios me mostró una vez en una visión la escena del río del agua de vida.

A uno y otro lado del río había tantas bancas decoradas con oro y diversas piedras preciosas, y los hijos de Dios estaban sentados en ellas, teniendo agradables conversaciones.

Y cuando los hijos de Dios tenían el deseo en su corazón de comer algunos frutos del árbol de vida, ángeles ministradores inmediatamente entendían el corazón de sus amos y trían los frutos de vida en una cesta de flores. Claro, no todos pueden tener personalmente ángeles ministradores en el reino celestial, pero esa fue la escena que Dios me mostró.

Solamente imagínense sentados en las bancas de la rivera del río del agua de vida con aquellos que aman, mirando al río del agua de vida que emite luces espléndidas, o caminando a lo largo del camino por los árboles de vida y hablando sobre todo lo que no pudieron en esta tierra.

¿No se ponen felices solo de pensar en esto?

También, ustedes no solo mirarán al río del agua de vida, sino que podrán entrar y nadar en él.

Incluso aquellos que no saben nadar en esta tierra podrán nadar libremente en diferentes estilos, como en el estilo libre, de pecho, de espalda o estilo mariposa.

Es más, debido a que no tendrá ningún problema con la respiración, podrá permanecer en el agua por mucho tiempo como los peces, sin ningún equipo. Cuando entremos en el agua para nadar, los peces nos recibirán con tanta alegría y aún podrán seguirnos.

Para nadar en esta tierra, tenemos que ponernos un traje de natación, y después de nadar, tenemos que lavarnos el cabello y el cuerpo, y tenemos que cambiarnos otra ropa otra vez. Hay tantas cosas que hacer.

Pero en el cielo, la ropa no absorbe el agua, así después de nadar, las gotas de agua se chorrearán de la ropa, y no tendremos que cambiarnos.

Así que, cuando quieran nadar, podrán disfrutar nadando con la ropa que lleva en el momento.

¿Todos ustedes quieren entran en este reino celestial que esta lleno de felicidad y gozo? Sí, vayamos todos juntos. Espero que todos vayamos a la Nueva Jerusalén, el más bello lugar y el lugar con la mayor magnitud de felicidad entre todos los lugares de morada celestial.

En la próxima sesión, les hablaré sobre los animales y las plantas del reino celestial.

Conclusión

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, en esta sesión, les he hablado sobre los paisajes alrededor del río del agua de vida, y la vida que disfrutaremos allí.

También les he explicado el significado de los caminos a ambos lados del río. Ello es para permitirnos alcanzar fácilmente la Nueva Jerusalén -que alberga el trono de Dios- sólo siguiendo los caminos a lo largo del río del agua de vida.

También, es para permitirnos entender el hecho de que la manera de entrar a la Nueva Jerusalén es sólo siguiendo y viviendo según la palabra de Dios, que es el agua de vida eterna.

Pero a veces, el camino al cielo, y sobre todo el camino al mejor lugar de morada celestial o Nueva Jerusalén parece ser estrecho y difícil. Al contrario, ustedes pueden sentir que el camino de los incrédulos es un camino ancho y de fácil comodidad.

Pero nuestro Señor Jesús quiere que tomemos el camino para ganar la vida, en lugar del camino que parece mejor en el sentido físico.

Él dijo en Mateo 7:13-14: “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; 14porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”

Aunque pueda parecer que el camino que están tomando es estrecho y difícil, por favor crean ciertamente que nuestro Señor está esperándolos al final de este camino.

¡Oro en el nombre del Señor que ustedes marchen más fervientemente hacia la Nueva Jerusalén con esta fe y gran esperanza por el reino celestial!

Amén

 
ManminCentralChurch
address_ManminCentralChurch