new commer Ofrenda por Internet | Registro de nuevos miembros
hide
ManminCentralChurch

2016 Petición de Oración | Dios mide nuestra fe | Conferencia sobre 1 Juan

 
on air
Sermon
Official Service
 
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Lecture
Conferencia sobre 1 Juan
la lectura de apocalipsis
Estudio basado en Génesis
Theme Sermons
Amor Espiritual
Bondad
Cielo
EL MENSAJE DE LA CRUZ
La Medida de La Fe
Las Bienaventuranzas
Columnas
Testimonio de Dr. Lee
Estudio de Biblia
Conferencia de Rev. Lazarus Una Carta Preciosa
 
Official Service Mensajes > Official Service
Official Service
Title
   Conferencia sobre 1 Juan(22) - Conferencia sobre 1 Juan (22)    
Speaker
   Rev. Jaerock Lee
Pasaje
   1 Juan 3: 4
Date
   2011-06-05



Pasaje

1 Juan 3: 4
"Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley".


[Mensaje Principal]

Esta es la 24a sesión de las Conferencias sobre 1a Juan.
Continuando con la última sesión, les hablaré sobre la justicia de Dios.
El pasaje leído en 1 Juan 3:4 dice, "Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley".
Tal como dice el versículo, si nosotros cometemos pecados e infringimos la ley, seremos juzgados de acuerdo a la justicia.
Por supuesto, si nos arrepentimos de los pecados que hemos cometido, seremos perdonados en el nombre de Jesucristo.
Más sin embargo, aun cuando ustedes puedan decir que se arrepienten, Dios dice en ocasiones que a la vista de Él ustedes no se arrepintieron realmente.
El arrepentimiento que es aceptado por Dios es el arrepentimiento con el corazón y no solamente con palabras.
Ustedes tienen que confesar sus pecados con arrepentimiento de corazón y después de eso apartarse de ellos completamente.
Así como reconocemos el árbol viendo los frutos, nosotros podemos ser reconocidos de habernos arrepentido con el corazón solamente cuando producimos el fruto del verdadero arrepentimiento.
Por lo tanto, cuando aquellos que cometen pecados se arrepienten, ellos podrán continuar pasando por pruebas continuas hasta que su arrepentimiento ha nacido como el completo fruto del arrepentimiento.
Además, para arrepentirse verdaderamente, el espíritu de arrepentimiento tiene que llegar por la gracia de Dios.
Y el espíritu de arrepentimiento simplemente no llega para algunos pecados graves.
En este caso, ustedes no pueden arrepentirse de corazón sin importar cuánto traten de arrepentirse.
Por consiguiente, ustedes tampoco pueden ser perdonados ni apartarse de los desastres.
Pero aun cuando el juicio llegue de acuerdo con la justicia, la apariencia real de la prueba podrá ser diferente de persona a persona.
Algunas personas reciben el castigo tan pronto como ellos cometen el pecado, mientras que otros reciben el castigo después de vivir una vida cómoda por algún tiempo.
El desastre podrá venir sobre los pecadores mismos o puede venir sobre sus hijos o sobre sus descendientes.
En ocasiones, aquellos que cometen pecados graves podrán vivir una vida cómoda sin enfrentar ningún desastre en particular.
Pero ellos finalmente recibirán un castigo más grande, el cual es el castigo en el Infierno.
Si ellos no reciben ningún castigo hasta que mueran, esto significa que no tuvieron ninguna oportunidad para reconocer sus pecados y para arrepentirse de ellos.
Por lo tanto, es más lamentable y deplorable no recibir castigo.
Yo no estoy hablando de los incrédulos del mundo.
Ellos dicen que creen en el Señor, pero si Dios aparta Su rostro de ellos y no hay castigo incluso después que cometieron pecados, ¡qué cosa tan espantosa es esta!
Nosotros en ocasiones vemos este tipo de casos en la iglesia.
Ellos cometieron graves pecados y no se arrepintieron de corazón, pero no hay un castigo sustancial.
Realizando mi ministerio, he visto personas que cometieron pecados similares.
Ellos pasaron por grandes pruebas incluso después que se arrepintieron de corazón.
Algunos de ellos se arrepintieron totalmente y fueron perdonados mientras sufrían de enfermedades graves o de desastres, pero después de todo no recibieron sanidad y murieron.
Porque hay personas que no atraviesan pruebas incluso después de cometer pecados graves, y yo le pregunté a Dios el por qué de eso.
Yo quería descubrir si ellos mismos o sus antepasados almacenaron tanta bondad para recibir la compasión especial de Dios, o si había otras razones.
Quería descubrir la razón no porque quisiera que ellos sufrieran o recibieran castigo.
¿Cuál es el significado de esto?, si ustedes han cometido pecados delante de Dios pero no hay castigo.
Hebreos 12:8 dice, "Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos".
Yo me sentiría afortunado y agradecido si ellos tuvieran algunas obras o un corazón lleno de bondad para recibir la compasión de Dios, y por esta razón estaban exentos de los castigos.
Pero, ¿qué si sus muros de pecados aun permanecen, pero Dios ha apartado Su rostro de ellos como hijos ilegítimos porque ocasionaron mucha ira a Dios?
Yo estaba aun más temeroso de esto que las mismas personas, y es por eso que deseaba conocer la razón.
Si Dios realmente ha apartado Su rostro de ellos, ¿no creen ustedes que yo debería hacer que ellos se arrepientan y reciban salvación de alguna forma?
Es por eso que quería saber qué clase de leyes de justicia fueron aplicadas a ellos.
Dios me explicó que ellos no recibieron ningún castigo no porque ellos hubieran almacenado mucha bondad.
Y tampoco era porque sus antepasados hubieran cumulado mucha bondad. Sino más bien, que sus ancestros apilaron mucha maldad, y ellos han nacido con corazones que no son buenos.
La razón por la cual Dios no los castiga aun cuando ellos cometen pecados, es porque castigarlos no hará ninguna diferencia.
Si ellos se pueden arrepentir de corazón porque se ven envueltos en un gran accidente o porque adquieren una enfermedad, Dios les dará Su gracia para atravesar por tales situaciones.
Pero ellos no tienen incluso esa clase de corazón para poder arrepentirse.
Como ya les he explicado, algunas personas no tienen ningún sentido de vergüenza o culpa, pero ellos no reciben ningún castigo.
Este es el mismo caso.
Les explicaré sobre una persona más. Después de cometer graves obras de la carne, él se arrepintió externamente.
Desde entonces, va diligentemente a la iglesia e incluso lleva a cabo su deber como líder.
Él vive sin ningún accidente o desastre, cumpliendo sus deberes en la iglesia.
Pero como yo lo vi, su arrepentimiento no fue un verdadero arrepentimiento.
Él no desgarró su corazón en arrepentimiento. Cuando vi su vida después de eso, él no produce ningún fruto de santidad.
No era la clase de vida verdadera retribuyendo la compasión que recibió de Dios.
De hecho, él había cometido pecados antes y estuvo en el umbral de la muerte, pero fue revivido por la gracia de Dios.
Cuando él se arrepintió de sus pecados y recibió mi oración, Dios lo salvó dramáticamente.
Por lo general, aquellos que reciben su vida de nuevo por la gracia de Dios estarán agradecidos con Dios por el resto de su vida y tratarán de retribuir la gracia.
Ellos darán sus testimonios y darán gloria a Dios diciendo, "yo recibí una nueva vida por la gracia de Dios Padre y la oración de mi pastor".
Algunos de ellos, consideran el día que ellos obtuvieron la nueva vida, más valioso que el día de su cumpleaños y vienen y me saludan en ese día cada año.
Ellos hacen su mejor esfuerzo por cumplir sus deberes siendo fieles.
Pero él no era de esta clase en lo absoluto.
Él no dio gracias ni le dio la gloria a Dios dando su testimonio a los miembros de la iglesia.
No habló del poder de Dios Padre ni del poder de su pastor. No me agradeció a mí por orar por él; y no cambio para buscar la verdad. Él no trató de producir ningún fruto para el reino de Dios.
Simplemente de olvidó de ello casi completamente.
Él no se arrepintió totalmente después de cometer graves pecados, sino que simplemente actúa como si se hubiera arrepentido.
Tiene una obligación en la iglesia y habla sobre el Cielo y el poder dado al pastor, pero no enseña con su corazón.
Siempre asiste a las reuniones de oración, pero no clama por el reino y la justicia de Dios con su corazón.
Esto es solamente una exhibición.
Solamente es porque puede conservar lo que tiene ahora y puede ser reconocido por otros con quienes habla, y actúa solamente con su conocimiento.
Es solamente un medio para conservar su posición y aparentar.
Pero él mismo justifica su maldad dando diversas excusas; él se cubre a sí mismo con bondad, y no puede reconocer su corazón.
Sonríe con un rostro radiante delante de los miembros de la iglesia siendo hipócrita. Pero cree que está haciendo bien.
Debido a que su corazón está tan endurecido, casi como cauterizado con un hierro caliente, él no puede arrepentirse verdaderamente aun si adquiere una enfermedad o se ve envuelto en un accidente o desastre.
Por supuesto, si él tiene dolor en su cuerpo, puede arrepentirse por un momento porque siente temor.
Pero no puede arrepentirse genuinamente, lo cual implica apartarse completamente y cambiar.
Por consiguiente, qué si yo llamo a esa persona y le digo directamente, "Dios dice todas estas cosas. Usted tiene que arrepentirse si desea recibir salvación".
Debido a que él conoce la verdad, diría, "Amén, con sus labios. Puede incluso derramar algunas lágrimas delante de mí diciendo, "Lo he reconocido ahora, y me apartaré".
Pero aún no habrá arrepentimiento de corazón.
Después de algún tiempo, él regresará al estado donde no poseerá gracia, y simplemente continuará buscando su propio beneficio.
Si adquiere una enfermedad o tiene un accidente como castigo, esto solamente me ocasionará dificultades a mí.
Si él regresa a recibir mi oración, yo tendré que llorar mucho para salvarlo de alguna forma.
Si un líder está en esta clase de situación, no es edificante para los miembros de la iglesia.
Es por eso que Dios también está simplemente observándolo.
Amados hermanos y hermanos, Dios es amor.
Jesús aceptó a Judas Iscariote hasta el final, y trató de darle tantas oportunidades como le fue posible.
Incluso al incrédulo Tomás, Jesús le mostró la evidencia para que él pudiera creer.
Hay personas que cambian e incluso se convierten en mártires como Tomás, mientras que hay otras personas como Judas Iscariote quienes alcanzan la muerte, pero Dios es paciente con cualquier clase de personas dentro de Su compasión.
Él no quiebra la caña cascada ni apaga el pábilo que humea.
Pero aun cuando Dios está dándole las oportunidades, la situación de esta persona solamente se empeora.
Yo veo que sus ojos están incesantemente cayendo en la carne con el paso de los días, y me siento triste por él.
La razón por la cual él recibe la compasión de Dios es porque desea permanecer en la iglesia que Dios está respaldando.
Esto no significa que está anhelando la gracia manifestada en esta iglesia ni que está tratando de cambiar.
Más bien se debe a que desea disfrutar lo que ahora está disfrutando en este lugar, y porque está temeroso de tener que enfrentar algún daño si sale de los límites de la gracia de Dios.
Pero él no es el único cuya conciencia se ha entumecido y que no reconoce que sus pecados son pecados.
Simplemente hay demasiados entre los incrédulos, y hay unos pocos en la iglesia también.
Dios les está dando a ellos más oportunidades porque aún permanecen en los límites de la gracia, y no han dejado la iglesia.
Pero sin importar cuántas oportunidades Dios les de, la decisión depende de ellos.
Hace algún tiempo, Dios me permitió saber sobre algunos de los pastores que están dirigiendo y sobre algunos obreros, que ellos irían al Infierno.
En ese tiempo, yo me lamenté por muchos meses, aferrándome a Dios, y Él les dio otra oportunidad.
Por medio de esa oportunidad, muchos de ellos se arrepintieron, y también hicieron profesiones de agradecimiento y de fe.
Ellos decían que estaban llenos de esperanza por la Nueva Jerusalén y que se estaban esforzando mucho, y estaban ayunando y orando con agradecimiento por su pastor.
Pero más tarde, vi que muchas de esas personas cambiaron su mentalidad a su conveniencia.
Debido a que no cambian su corazón interno, la gracia que reciben desaparece, y ellos cambian su mentalidad si algo no les beneficia.
Aun cuando yo intercedí por ellos delante de Dios y les enseñé sobre sus faltas, de todas formas fueron por el camino de la muerte porque no cambiaron su corazón.
Pero para estas personas que no tienen ninguna intención de arrepentirse, aun cuando Dios simplemente les deja sin ningún castigo, esto no significa que ellos vivirán en paz todo el tiempo.
Con el paso del tiempo y si su muro de pecado es elevado, de alguna forma esto será revelado.
Si ellos son completamente abandonados por Dios, Satanás podrá capturarlos.
Ellos también podrán verse envueltos en una situación muy difícil donde no puedan encontrar salida.
En el caso del Rey Saúl, él continuó oponiéndose a Dios, y sufrió agonía a causa de espíritus malignos.
En esos momentos, David, a quien Dios amaba, tocaba el harpa, y los espíritus malignos dejaban a Saúl y este se tranquilizaba.
Pero más tarde, aun cuando David tocaba el harpa, los espíritus malignos capturaban a Saúl más fuertemente, y él deliraba, lo cual significa que estaba acusando a David en voz alta y sin ninguna razón.
Él incluso trató de matar a David tirándole su lanza.
Como Saúl no se arrepintió y la magnitud de ser capturado por las tinieblas incrementó, incluso las alabanzas que tenían autoridad espiritual no le funcionaban.
Judas Iscariote quien vendió a Jesús, finalmente cometió suicidio porque no pudo soportar el dolor en su corazón, y fue capturado por las tinieblas.
Incluso si él hubiera pasado el resto de su vida sin ningún desastre, finalmente habría enfrentado el día del juicio, y allí no hay oportunidad de arrepentirse.
Por consiguiente, si ustedes pueden arrepentirse cuando aun tienen la oportunidad, incluso si esto significa que desastres vendrán sobre ustedes, esto sería algo mejor para ustedes.
En una condición donde la conciencia de alguien está completamente entumecida al grado donde no puede reconocer sus pecados y no puede arrepentirse, yo he visto el castigo venir sobre él inmediatamente cuando Dios aparta Su compasión.
Hace un par de años, había un hombre joven que cometió muchos pecados y eventualmente murió en un accidente de auto.
Él acumuló maldad sobre maldad conociendo la verdad, y no tenía la clase de corazón para arrepentirse incluso si hubiera tenido una oportunidad.
Pero debido a que él no se apartó esta iglesia como en los casos anteriores, Dios simplemente le dejó sin darle ninguna prueba.
Pero finalmente Dios le dejó morir para que otra persona pudiera tener la oportunidad de arrepentirse por medio de este accidente.
Cuando la gente vio un ejemplo de enfrentar la destrucción a causa de los pecados, aquellos que estaban hablando en la carne y cometiendo pecados con él, llegaron a despertarse.
Además, la familia de ese hombre estaba llevando una vida cristiana fiel y diligente.
Aun cuando sus padres perdieron a su hijo, Dios les dio la gracia para que ellos pudieran conservar su fe.
Ellos también pudieron reconocer muchas cosas sobre ellos mismos y cambiaron al espíritu a través de ese accidente.
Es más, superar esa clase de dolor se convertiría en una recompensa para los padres debido a que muchos de aquellos que estaban pecando llegaron a despertarse viendo este accidente.
Hermanos y hermanas, si los padres son fieles en el reino de Dios y oran mucho, sus hijos pueden recibir más gracia y podrán tener un poco más de oportunidades de arrepentirse, incluso si ellos están en pecados.
Pero sin importar cuán fieles son los padres, si los hijos mismos no tienen la voluntad de cambiar, ellos no pueden recibir salvación con la fe de los padres.
Así como enfatizo en muchas ocasiones, el factor más importante para recibir salvación, respuestas, bendiciones y maldiciones, es su elección.
Ustedes no deberían tomar este mensaje a la ligera pensando que no tienen conciencias tan malvadas como para ser marcadas con un hierro caliente.
¿Cuánto se lamentan realmente cuando reconocen los pecados y la maldad en ustedes?
Ustedes no deberían simplemente arrepentirse y lamentarse con sus labios, sino más bien deberían revisar si realmente están produciendo el fruto del arrepentimiento.
Quizá podrán decir, "Dios Padre, lo lamento. Este día yo hablé con palabra hirientes y fui grosero con cierta persona.
Yo tengo esta arrogancia y veo de menos a los demás.
Por favor perdóname y dame la fortaleza para cambiar".
Después de orar así, ustedes no deberían decir, "Me arrepentí y estoy orando para cambiar, así que esto está bien y es suficiente".
Si realmente se arrepienten y oran con su corazón, deberían cambiar realmente.
Y no deberían mostrar la misma clase de acto de nuevo.
Si continúan mostrando la misma clase de maldad después de uno o dos años, y si continúan arrepintiéndose de su maldad, esto es algo absurdo y desgarrador.
Tal clase de persona no tiene progreso en la fe, y así perderá la gracia de Dios.
La llenura del Espíritu se enfriará. Sin darse cuenta, su altivez y sus marcos de pensamiento se fortalecerán y la arrogancia se arraigará en él.
Aun si él cayera en un adormecimiento espiritual y es tentado, no puede discernirlo y podrá con facilidad cometer graves pecados.
Para no caer en una obstrucción espiritual, ustedes no deberían simplemente cambiar su apariencia, sino que tienen que renovar su corazón interno cada día.
No deberían repetir reconocer algo y luego arrepentirse de ello.
Si ustedes reconocen algo y se arrepienten de ello, rápidamente tienen que arrancar la raíz de ese pecado.
Ustedes no deberían tomar algunos pecados triviales a la ligera.
Más bien deben anhelar convertirse en la bella novia del Señor y desechar rápidamente todos los pecados.
Yo les insto a que cada día sean renovados una y otra vez.

Amados hermanos y hermanas en Cristo,
En algunos casos, ellos no cometen pecados pero no pueden recibir respuestas a sus problemas, o la respuesta se tarda. Esto está relacionado con hacer votos.

 
ManminCentralChurch
address_ManminCentralChurch